Philip Morris v Uruguay

En 2010, la gigante tabacalera Philip Morris demandó a Uruguay por 25 millones USD por incrementar las advertencias sobre impactos en la salud en los paquetes de cigarrillos. La empresa argumento que la medida afectó sus marcas comerciales y que no tienen correlación con objetivos legítimos de salud publica. En 2016 el Tribunal desestimó todas las acusaciones.