“Nunca deja de extrañarme que los empresarios se presenten y digan: ‘Bueno, solo queremos que nuestras inversiones estén protegidas’. Es decir, ¿no es lo que queremos todos? Me encantaría que mis inversiones estuvieran garantizadas. Por desgracia, en el mercado las cosas no funcionan así.”