“En cuanto a las desacertadas disposiciones del ISDS en el Acuerdo Transpacífico […] Creo que debemos adoptar un nuevo paradigma para los acuerdos comerciales que no conceda a las grandes empresas unos derechos especiales de los que no gozan ni los trabajadores ni las ONG.”